Resultados de la búsqueda: alemania

Consejos para encontrar trabajo en Alemania

Últimamente mucha gente me está preguntando por el tema laboral en Alemania, sobre todo centrado a los arquitectos, pero he querido escribir una primera entrada general, para próximamente centrarme en los arquitectos.

Muchos profesionales se sienten atraídos por las noticias que a menudo leemos del mercado laboral alemán. Si bien es cierto que hay una gran oferta de trabajo, a nadie se le regala nada, hay que trabajar mucho para conseguir un puesto y más aún con buenas condiciones.

Es importante saber que Alemania no es ningún paraíso y que para tener un buen trabajo, hay que hacer una buena candidatura, adaptada a los criterios alemanes. Otro requisito indispensable, que a muchos parece sorprender, es el saber alemán. Sin el idioma es prácticamente imposible el obtener un trabajo cualificado, y en caso de de conseguirlo, será muy difícil evolucionar e integrarse.

¿Cómo preparar una buena candidatura trabajar en Alemania?

Leer más

Alemania más allá de las salchichas: la Prinzregentorte, la tarta del príncipe regente

La cocina alemana es sobradamente conocida por sus salchichas y su cerveza. En Baviera, la cosa es parecida, si bien cada región tienen sus diferentes salchichas y sus diferentes cervezas. Pero Baviera tiene mucho más que salchichas blancas, cerveza de trigo y bretzels. Mucha de esta gastronomía se desconoce fuera de las fronteras, así que ¡allá vamos!

Como ya os comenté, Alemania tiene una gran tradición de “Kaffee und Kuchen” [Café y Tarta] y por eso siempre hay una gran variedad de riquísimas y enormes tartas en cafeterías y restaurantes. Hay una de ellas que es además un pastel tradicional: la Prinzregentorte, la tarta del príncipe regente.

www.bayern.by

www.bayern.by

¿Quién era este príncipe regente y qué hay que hacer para ganarse una tarta?

Luitpold – o Leopoldo – era el tercer de los hijos del matrimonio de Luis I de Baviera con la princesa Teresa de Sajonia (en efecto, a los que se les fue de las manos y aún seguimos celebrando su boda en la archi conocida celebración del Oktoberfest -¿conoces sus curiosidades’-). Sus hermanos eran Maximiliano I de Baviera y Otón I de Grecia. Vamos, que no le tocaba reinado en línea directa.

Pero, el hijo de Maximiliano era Luis II, el conocido Rey Loco que construyó infinidad de castillos por la región. Éste más ocupado en el arte (era amigo de Wagner) y la realización de grandes palacios desatendía los asuntos de Estado. En 1886, Luis II fue declarado mentalmente incompetente para gobernar y murió en extrañas circunstancias días más tarde.

Su tío y nuestro personaje Leopoldo fue nombrado Regente. Leopoldo fue incluso acusado de haber asesinado a su sobrino (el ansía de poder, que es muy mala) pero tras varias acciones para el pueblo tales como abrir los palacios al pueblo, actividades culturales y artísticas, el Príncipe acabo siendo uno de los gobernantes más queridos de Baviera.

http://commons.wikimedia.org/

http://commons.wikimedia.org/

Este entrañable señor con barba era un gobernante decente y se hacía pasar por un ciudadano de a pie. Abrió una gran cantidad de palacios y parques para el público. Debido al pacifico tiempo de su reinado (1886-1911) se conoce en Baviera como el Prinzregentzeit (el tiempo del príncipe regente).

Un pastelero llamado llamado Heinrich Georg Erbshäuser creó un nuevo pastel en honor al nuevo gobernante de Baviera. El pastel consistía en 8 capas de bizcocho intercaladas con crema de mantequilla con chocolate y recubierto con una capa de chocolate negro. Cada capa representaba una región de Baviera: Baja Franconia (Unterfranken), Alta Franconia (Oberfranken), Franconia central (Mittelfranken), Suabia (Schwaben), Alto Palatinado (Oberpfalz), Alta Baviera (Oberbayern) y Baja Baviera (Niederbayern). ¡Pero si son solo 7! Las fronteras varían y la que era la octava región Rheinpfalz hoy en día forma parte de Renania-Palatino.

Se dice que el pastelero le pidió permiso a Leopoldo para llamarle “Prinzregentorte” y así se quedó convirtiéndose en uno de las tartas más populares. Como suele pasar con las tartas famosa como la Sacher, el origen se sigue disputando entre los reposteros Heinrich Georg, Anton Seidl y Johann Rottenhoeffer, el cocinero del príncipe regente. ¿Quién además de ser pastelero es el embustero?

Dejando a un lado las dudas, si queremos ir al sitio “original”, la pastelería Erbshäuser sigue existiendo. (Si no la inventaron ellos, al menos llevan mucho tiempo mintiendo al respecto, mal no lo harán)   😉

A mis seguidores más cocinitas os dejo la receta en alemán (12 versiones diferentes), en inglés y en español.

Para los que pasen de la cocina y quieran ir al café:
Glückstraße 1, 80333 München
Parada U4/U5 Odeonplatz. 

¿Conocíais esta tarta? ¿Y su historia? ¿Habéis probado otras tartas alemanas?
¡Contadme golosines!

la puerta al mundo de Alemania


El puerto de Hamburgo está en el río Elba y acaba desembocando en el Mar del Norte. Es el puerto más grande de Alemania y uno de los más grandes de todo el mundo. Fue fundado el 7 de Mayo de 1189.

Tuve la suerte de ir un día despejado, con mucho sol. Además subimos a un barco (tipo autobús) a la hora del atardecer; lo que nos dio la oportunidad de ver las infinitas grúas a la luz del ocaso.

Eisstockschießen – el curlin bávaro

En días de frío siberiano ocurren cosas maravillas: se congela el canal del Palacio de Nymphenburg. Se puede disfrutar de una preciosa estampa invernal, además de hacer deporte como un muniqués más.

Leer más

Cómo combatir el frío polar

Llevamos días y días con temperaturas bajo cero. Con mucho sol, eso sí, pero días gélidos. La verdadque asusta levantarse por la mañana y ver -14º pero oye, el frío se puede combatir. Como muchos amigos y lectores se sorprenden que aún siga yendo con mi bici a pesar de la nieve y el hielo, os cuento mis consejos para salir por la calle con la ola de frío siberiana y no morir en el intento.

[Como podéis comprobar, esta mañana apenas estaba catastrofista]

Leer más

Blogparade – Si volvieras a España ¿qué echarías de menos? – Parte II

En plena vorágine de la vuelta a la rutina, con morriña de Navidades, de familia y de España, cuesta el volver a adaptarse a nuestras vidas en el extranjero y más de una vez nos preguntamos qué hacemos tan lejos de casa. El idilio navideño llega a su fin y todos tanto los de aquí como los de allí volvemos a nuestras vidas rutinarias.

En más de un sitio se vive bien, no hay una ciudad perfecta y muchas veces tendemos a idealizar nuestras ciudades de origen, casi menospreciando nuestras nuevas ciudades. En la actitud está la clave.

Durante todo el mes de noviembre, blogueros que se encuentran lejos de sus países de origen, participaron en la Blogparade en la que se preguntaba qué echaríamos de menos si tuviéramos que dejar nuestros países de residencia actual.

Leer más

7 consejos para sacar el máximo provecho a los mercaditos de Navidad.

Ohhh, el Adviento, sin duda una de las épocas más bonitas del año. Si tenéis la suerte de estar unos días [o incluso vivir] en Alemania, no os pasará desapercibido el ambiente navideño que reina en cada rincón del país.

Los alemanes montan en prácticamente en cada plaza unos puestos donde se vende el vino caliente especiado [Glühwein], se come e invade un sentimiento de Navidad.

Si estáis de puente disfrutando de esta época mágica os dejo unos consejos para poder disfrutar al máximo de esta experiencia.

Leer más

¿Cuánto cuesta vivir en Múnich?

Una de las preguntas que con más frecuencia recibo y leo en las redes sociales, es el coste de la vida en Múnich. La capital bávara es una de las ciudades más caras de Alemania – sino la más cara, el ranking va variando según los años – y por tanto, si alguno de vosotros se plantea el mudarse a Múnich hay unos gastos que hay que tener en cuenta.

 

De manera orientativa y para que tengáis más información a la hora de aceptar una oferta de trabajo o negociar vuestro sueldo, os comparto el coste de la vida muniquesa.

 

Leer más

Blogparade – Si volvieras a España ¿qué echarías de menos?

Desde hace ya algún tiempo, cuando vuelvo a Valencia, siento que añoro Múnich, pero a la vez, estando en Múnich echo de menos Valencia. Así en un bucle, puesto que también echo de menos cosas de Suiza y si me apuras hasta de Inglaterra. Y es que tengo literalmente el corazón dividido y me siento extranjera en ambos sitios, que no pertenezco a ningún lugar o mejor dicho, que pertenezco a muchos lugares a la vez. Ciudadana del mundo. 

Es el síndrome del expatriado, una vez has salido de tu zona de confort y de tu hogar, siempre tienes esa sensación de añoranza, de novedad, de tener que acostumbrarse.

Como decía Mami en Dinamarca, al contrario que sentirse desdichado y anhelar aquello que no se tiene; hay que sentirse afortunado: tenemos la suerte de conocer varias culturas, sacar lo mejor de cada una de ellas, aprender, tolerar. A estas alturas de mi vida, ya no solo me siento valenciana o española sino europea.

Os dejo unas palabras, que reflejan un poco mi vida y que he descubierto por Caru Cienfuegos, toda una inspiración para mí.

“Visitar otros países y otras culturas a mí me ha enriquecido de tal manera que te podría estar hablando toda una mañana de cómo ha repercutido esto en mi identidad. Para resumirlo te diré que yo prefiero tener piernas que raíces. Digo esto porque las piernas te permiten viajar, ver otras culturas y otras gentes, conocer otros modos de vida…, y las raíces te enrocan en un sitio, te obsesionan, y las defiendes a ultranza: ‘ser católico, ser catalán, ser vasco, ser español, ser de no sé qué secta…’ todo eso te ensimisma.” Francisco Gavilán

Dicho esto, si ahora me fuera de Alemania estas son las cosas que echaría de menos:

Leer más

:)