Tradiciones

Cuadrado, práctico, bueno.

A1u79YKmpsL._SL1500_

Así se define uno de los chocolates más famosos de Alemania; el Ritter Sport.

La historia de esta tableta cuadrada de chocolate se remonta a 1912, cuando Alfred y Clara Ritter funda en Cannstatt una fábrica de chocolate con el nombre de AlRiKa Krem Schokolade – acrónimo de Alfred Ritter Kannstatt -.

http://www.ritter-sport.de/

http://www.ritter-sport.de/

La famosa tableta cuadrada nació en 1932 con el nombre de Ritter´s Sport Schokolade cuando Clara propuso el hacer una tableta de chocolate “que cupiera en los bolsillos de cualquier chaqueta deportiva, sin romperse, teniendo el mismo peso que una tableta de chocolate normal”.  El nombre de “Ritter Sport Schokolade” se adoptó en 1970.

http://www.ritter-sport.de/

También en ese año con la llegada de la publicidad se adoptó el eslogan “Quadratisch, praktisch, gut”. Se inventó además el primer chocolate con yogur. La marca comienza a despegar en el mercado nacional.

En 1974 otro cambió revolucionario llega: la característica paleta de color: cada variedad de chocolate adquiere un color alegre, joven. Como la vida misma, alegre, jovial, moderna, activa.. Y el chocolate que te acompaña. Todo un signo de identidad de la marca.

04020010_FamWerte_Geschichte_1976

http://www.ritter-sport.de/

En 1976 se cambia el modo de apertura al actual y se deja de abrir como una tableta de chocolate normal.

Al mítico tamaño se han ido añadiendo en 1982 el tamaño mini, en 2004 el tamaño dado y en 2006 el tamaño maxi. Además por supuesto, de nuevos sabores, chocolates de temporada, variedades bio, apertura de tiendas…

Para mí es un producto totalmente alemán, hay tantos sabores que siempre habrá uno que te guste. Forma parte totalmente de la cultura a pesar de que ya se venden en 100 países.

Tienen infinitos sabores: con frutos secos, con fruta, cremosos, puros, sin lactosa, con galletas, con cereales, chocolate blanco, sin leche, bio… Y cada vez sacan nuevos o los van cambiando por temporadas, así que es imposible aburrirse.

Unbenannt

Uno de mis favoritos es uno nuevo que lleva miel, almendras y sal, está tremendamente bueno y en el despacho siempre vuela.

Caben en cualquier bolsillo y la variedad es infinita. Además de estar buenisimos, a mí me parece un regalo / souvenir estupendo para traer de Alemania, ya digo que para mí forma parte total de la idiosincrasia de este país.

Además tienen una manera muy curiosa de abrirse: mirad mirad 🙂

¿Conocías este chocolate? ¿Sabias que era alemán? ¿Has probado alguno? ¿Cuál es tu favorito?

Dulce viernes 🙂

Starkbierfest, o cómo sobrevivir al ayuno

Múnich aprovecha cualquier ocasión para celebrar, por eso se comenta que hay más que cuatro estaciones en esta ciudad. Es decir, que vamos mucho más allá de la primavera, verano, otoño e invierno, Múnich además cuenta con el Oktoberfest y con el Starkbierfest.

Tradicionalmente, entre el miércoles de Ceniza y el Jueves Santo se guardaba un tiempo recatado de Cuaresma y ayuno. No se permitía la ingesta de comida, cosa que, para que engañarnos debía ser bastante complicado de seguir a raja tabla.

Afortunadamente para los bávaros, grandes consumidores de cerveza [aquí se conoce a la cerveza como el pan líquido], ésta era considerada líquido y por tanto apta para el consumo. Y para hacer el ayuno más llevadero nació el “Doppelbock”, una cerveza con graduación más alta. Es decir, emborracharse y olvidarse del rugido de las tripas. Fueron los monjes de Paulaner quienes la inventaron en 1629, pero debía ser muy de andar por casa y poco sabrosa.

En 1770, un maestro cervecero entró al convento y 10 años más tarde, Paulaner comenzó a comercializar su cerveza Salvator. Su graduación varía entre el 5% y 12% y desde entonces otras cervecerías empezaron a fabricar la suya: Maximator [Agustiner], Aviator [Airbräu], etc. Todas suelen acabar con -ator, así que no hay perdida.

IMG_7819

 

La cerveza fuerta –Starkbier– es más oscura, más dulce, realmente tiene más cuerpo, más lúpulo y malta lo que la hace tener más alcohol, pero es por la primera razón por la que se llama “fuerte” porque es más pesada.

images

En mi opinión, es sin duda el mejor de todos los Fests, que tiene Múnich. Es mucho más pequeño, menos gente, puedes encontrar mesa prácticamente a cualquier hora que vayas y es verdaderamente tradicional pues apenas hay turistas. Inmersión bávara a tope.

Así que no dudes en ponerte el Dirndl o Lederhosen, ya sabes que además, en Baviera se liga sobre seguro, y no hay nada más que fijarse en el nudo del delantal a una moza para saber si le puedes tirar los trastos o no.

Por supuesto, las canciones serán mucho más bávaras que en el Oktoberfest, pero no te faltará el Ein Prosit [pincha para ver cómo se pronuncia].

Las fechas de la edición del 2017 son desde el 10 de marzo hasta el 2 de abril ¡no te lo pierdas!

Prost!

Kocherlball – Múnich en estado puro

Resultado de imagen de kocherlball chinesischer turm

Nada más muniqués y tradicional que el Kocherlball en la Torre China del Englischer Garten que tiene lugar una vez al año. Este baile tradicional empieza a las 6 am.

¿Y por qué tan pronto? 

Allá por el siglo XIX, los sirvientes (mayordomos, cocineros, etc) quedaban a bailar cada domingo que el buen tiempo lo permitía, pero como trabajaban durante el día tenían que quedar muy pronto en la mañana.

En 1904 el evento fue prohibido por “falta de moral” por las autoridades. En 1989, y con motivo del 200º aniversario del Englischer Garten el evento fue re introducido con gran éxito. Tiene lugar el tercer sábado de cada julio (este año 2014 el 20 de julio), y en caso de lluvia se retrasa una semana (siempre hay que tener plan B).

Tiene mucha fama y atrae a gran cantidad de visitantes. Se bailan todo tipo de bailes tradicionales como el vals, la polca, landler (quienes seáis fans de Sonrisas y Lágrimas sabéis bien que baile es este) etc.

Por supuesto hay que ir con los trajes regionales; a saber Dirndl y Lederhose o bien trajes de los sirvientes del siglo XIX.

Si desconoces los pasos de bailes, no preocuparse, se ofrecen cursos de danza (gratis y sin inscripción) el 30 de junio,  el 7 y 14 de julio. Más información aquí.

Vamos, que sólo hay que ponerse el despertador. 🙂